web analytics

Problemas De Fertilidad En La Mujer

Infertilidad Masculina Y Femenina Causas Y Tratamiento

Hola soy Juana Mª González y quiero hablarte sobre la relación que existe entre la alimentación y la fertilidad. La fertilidad se define como la capacidad que tienen los seres vivos de reproducirse en un tiempo denominado razonable. Se entiende como una enfermedad por carencia, es decir, la incapacidad de tener descendencia en 1 o 2 años y también se considera una enfermedad porque las personas que lo padecen pueden tener problemas psicológicos como ansiedad. La prevalencia de infertilidad en España está entorno al 15% aunque es difícil establecer un número exacto. La infertilidad puede ser causada por múltiples.

Factores, relacionados con el hombre o la mujer. Normalmente lo que falla es el sistema hormonal o alguna de las partes del sistema reproductor. La edad de concepción actual es 31 años, cuando realmente el pico de fertilidad de la mujer esta alrededor de los 20 años. En el hombre la disminución de la fertilidad, se produce a partir de los 35 años. A su vez algunos factores psicológicos como el estrés crónico influyen. Algunos estudios han demostrado que sufrir estrés de manera continuada produce una alteración hormonal que puede alterar el ciclo ovulatorio de la mujer o disminuir la calidad del esperma masculino. También, algunos factores del estilo de vida,.

Pueden disminuir tu fertilidad como por ejemplo el tabaco que muestra un efecto negativo en el sistema reproductor masculino y femenino. Así que te recomiendo que dejes de fumar si quieres tener un hijo. El alcohol también ejerce un efecto negativo dificultando la ovulación y empeorando la calidad espermática así que te recomiendo que moderes el consumo de alcohol. El peso corporal influye tanto en el hombre como en la mujer. Por ejemplo, el hombre con bajo peso tiene un menor número de espermatozoides y menor actividad espermática. En las mujeres con bajo peso la alteración es evidente ya que pierden la regla. En cambio el exceso de peso afecta retardando.

La maduración sexual, reduce la calidad espermática, y aumenta el riesgo de padecer disfunción eréctil en el hombre. Por su parte las mujeres con sobrepeso u obesidad pueden tener problemas en la fecundación porque al igual que el hombre, la alteración hormonal dificulta la ovulación. En algunos estudios se ha observado una tasa de fecundidad 60% mayor en las mujeres que tienen un peso normal respecto a aquellas con sobrepeso u obesidad. Para conservar una buena fertilidad debes evitar una ingesta de energía insuficiente y garantizar una alimentación saludable y variada, para evitar carencias de nutrientes. De esta forma todos los mecanismos del organismo.

Funcionarán de manera adecuada. Algunos nutrientes como por ejemplo los ácidos grasos poliinsaturados y en especial el DHA, influyen sobre la fertilidad. Se han encontrado pequeñas cantidades de estos ácidos grasos en la cola del espermatozoide. Se cree que sirven para dar una correcta elasticidad a los mismos que, de esta manera, pueden moverse adecuadamente. Asegura tus fuentes de ácidos grasos poliinsaturados esenciales, los omega 3, consumiendo pescado azul dos veces por semana. Si usas suplementación, vigila el origen y la calidad del suplemento y ten en cuenta que dosis por encima de 3 gramos aumentan el riesgo de hemorragia. El ácido fólico es un nutriente relevante,.

Ya que no solo se relaciona con la actividad y número de espermatozoides, sino que también interviene en la división celular. Las carencias de este nutriente ocasionan problemas congénitos en el futuro bebé y en la mujer se ha relacionado con riesgo de abortos espontáneos, así que si quieres quedarte embarazada es muy importante que tomes suplementos de ácido fólico. Para asegurar tus fuentes de ácido fólico a través de los alimentos, consume regularmente verduras u hortalizas de hoja verde, legumbres y frutos secos. La vitamina A es antioxidante y ayuda a la síntesis de progesterona una hormona básica en el sistema reproductor masculino. En la mujer la vitamina A ayuda a regenerar la mucosa.

Uterina, que servirá para anidar y desarrollar el óvulo fecundado. La vitamina A se encuentra en los lácteos enteros y en las carnes grasas, así que es mejor que asegures su aporte a través de los betacarotenos, que se encuentran en las verduras de color rojizo o anaranjado. El zinc se ha relacionado con el desarrollo de los órganos sexuales, con la calidad y motilidad espermática y con la cantidad de testosterona. Los alimentos que aportan zinc son carnes magras, pescados, mariscos, huevos, legumbres y semillas. Es importante realizar una ingesta adecuada de alimentos que aporten antioxidantes como la vitamina E y minerales como el hierro. Aliña tus ensaladas con aceite de oliva y consume a diario alimentos.

Leave a Reply